Lecturas·Maternidad

La explotación de la naturaleza es también la explotación de nuestros cuerpos

“Así como en la Edad Media la civilización se centraba indiscutidamente en torno a la Iglesia, hoy nuestra Iglesia se llama “la economía”. Estamos focalizados en ella, la idolatramos, es el dios de la cultura civilizada. Una vez que nos demos cuenta de que no tenemos por qué idolatrarla, seremos libres de tomar decisiones que sean verdaderamente buenas para nosotros, nuestros paisajes y nuestras comunidades. La gente con frecuencia cree que tomamos decisiones basadas en la economía, pero fallan en darse cuenta de que la economía en sí misma está basada en valores. Ocupamos la mayor parte de nuestro dinero y de nuestro tiempo produciendo cosas que tienen un valor abstracto, que no tienen nada de practicidad. Se paga extra por una estética, por una idea.

Si cambiamos la estética por la búsqueda de ser parte de nuestros paisajes, de producir alimentos en un entorno sano y vibrante, ubicándonos en el ecosistema ya no como destructores con monocultivos, sino como cuidadores y administradores que entienden lo que está sucediendo y se preocupan, creo que tenemos el potencial de producir todo el alimento que necesitamos en los hermosos y ricos paisajes naturales que ya poseemos.”

Samuel Thayer, forager, Rewild Yourself Podcast Nº2

Para leer al ladito de:

“El granjero y el obstetra representan la devastación de la madre tierra y la devastación  de la madre corporal, que van juntas y se interrelacionan”, Michel Odent.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s