Lecturas·Sin categoría

Vida/Muerte/Vida

No hay secreto.

Hay palabras que se repiten en la noche, sueños de alerta y pedidos de auxilio, como las huellas que los pasos de los siglos horadan en la piedra.

Son ecos de un pasado muerto. En los pliegues sagrados de la montaña nacen sonidos nuevos, vibraciones cálidas que extienden mis omóplatos al sol, como alas de golondrinas azules planeando sobre las ruinas.

Hay vida después de las muertes, hay continuos partos y el sol brilla más que nunca sobre el día recién nacido.


 

“El arquetipo de la fuerza de la Vida/Muerte/Vida ha sido muy mal interpretado en muchas culturas modernas. En algunas ya no se comprende que la Dama de la Muerte representa una pauta esencial de la creación. Gracias a sus amorosos cuidados la vida se renueva. En muchas tradiciones populares las figuras femeninas de la muerte son objeto de representaciones espectaculares: lleva una guadaña y “cosecha” a los que menos lo esperan, besa a sus víctimas y deja los cadáveres a su espalda o asfixia a la gente y después se pasa la noche lanzando gemidos de dolor.

Pero en otras culturas como la de las Indias Orientales y la maya, que han conservado las enseñanzas acerca de la rueda de la vida y la muerte, la Dama de la Muerte envuelve a los moribundos, alivia su dolor y los consuela. En el curanderismo, dicen que da la vuelta al niño en el vientre y lo coloca boca abajo para que pueda nacer. Dicen que guía las manos de la comadrona, abre los caminos de la leche de la madre en los pechos y consuela a todos los que lloran solos. Lejos de despreciarla, los que la conocen en su ciclo completo respetan su generosidad y sus lecciones.”

Clarissa Pinkola-Estés, Mujeres que corren con los lobos