Lecturas

La domesticación y los hombres pequeños

“Y un día divisó una hilera de casas nuevas; entonces se asombró y dijo: “¿Qué significan esas casas? ¡En verdad, ningún alma grande las ha edificado como símbolo de sí misma!- (…) ¡Y esos aposentos y desvanes! ¿Pueden ahí entrar y salir hombres? Me parecen hechos para gusanos de seda, o para gatos golosos, que quizás se dejan también comer.

Y Zaratustra se paró a reflexionar. Por fin dijo con tristeza: “¡Todo se ha vuelto más pequeño! Por todas pares veo puertas más bajas: el que es de mi especie aún puede quizá pasar por ellas, pero… ¡tiene que agacharse!

Así habló Zaratustra

Friedrich Nietzsche